SIDRA DE ASTURIAS

Aqui podrá comprar auténticas fabes asturianas para preparar la fabada de siempre. Las Fabas asturianas se caracterizan por tener tras su cocción, un delicioso sabor y una suave textura que hacen que por sí mismas sean un tesoro gastronómico.

Las alubias utilizadas para la fabada son llamadas "fabes de la granja"

COMO ESCANCIAR SIDRA
Las fabes deben de ponerse a remojo en agua fría desde la noche anterior y el lacón en agua templada.
En una pota de tamaño adecuado se disponen las carnes del cerdo y, encima de ellas, las fabes; se cubren con agua fría y se acercan la fuego, espumándolas cuando rompa a hervir.

Se aparta, entonces, del fuego (o se baja) y se dejan cocer lentamente con la pota un poco destapada procurando siempre que las fabes estén cubiertas de agua; de vez en cuando, se espanten les fabes, es decir, se frena la cocción salpicando con agua fría, para que se hagan más despacio; el hervor debe ser regular y homogéneo; conviene sacudir ligeramente la pota de vez en cuando, para que no se peguen las fabes al fondo. Antes de servir se comprueba de sal y se rectifica.

En algunas zonas, como en el Oriente llanisco, se sirve también la fabada con pantruque, unas bolas amasadas de harina de maíz, tocino, cebolla y huevo, que se añaden a la fabada en los últimos momentos del hervor.

La fabada clásica es siempre con carnes y embutidos de cerdo. Sin embargo, las fabes se guisan magníficamente con otros ingredientes, dando lugar a multitud de platos en los que las fabes absorben los sabores de los distintos compangos'; por llamarlos de alguna manera: fabes con liebre, con perdiz, con jabalí con corzo, con gallina, con almejas (ver receta), con centollo, con oricios.